¿Hay que extraer las muelas del juicio?

Ir al dentista es necesario, aunque algunas personas sientan pánico con tan solo pensar en sentarse en ese sillón frente a esa molesta luz. En algunas de esas ocasiones nos enfrentamos a la frase: “hay que extraer las muelas del juicio”.

¿Hay que extraer las muelas del juicio?

¿Hay que extraer las muelas del juicio?

Y en ese momento surge la duda (y la súplica) de si realmente es necesario y el por qué suelen dar problemas. Atento porque tenemos todas las respuestas.

Para qué sirven y por qué dan problemas

Las muelas del juicio (también llamadas terceros molares) tienen la misma función que el resto de muelas. De hecho, si no dan ningún problema son bastante útiles para comer. Sin embargo, la evolución de la especie humana y de la alimentación (comidas más manipuladas) ha provocado que la mandíbula cada vez sea más pequeña y que, como el resto de dientes no ha cambiado de tamaño, las muelas del juicio se queden sin sitio por ser las últimas en salir.

Es en ese momento cuando surgen los problemas que detallaremos en el siguiente apartado. A fin de cuentas, solo es prudente extraer las muelas del juicio cuando sea estrictamente necesario por motivos de salud o estéticos, nada de causas preventivas. El motivo principal es que, si la muela no ha salido y no se puede sacar fácilmente, es necesaria una operación. Y ya sabemos que toda intervención necesita una recuperación, por muy poco invasiva que sea.

Casos en los que hay que extraer las muelas del juicio

Estos son los motivos más comunes que requieren la extracción de las muelas del juicio. Si es tu caso, es recomendable hacerlo cuanto antes ya que a medida que pasan los años es más complicado.

  • La muela del juicio está traumatizada. Se denominan de esta manera a las piezas que no pueden erupcionar de manera correcta. No todas las piezas que no han salido están traumatizadas.
  • La muela del juicio erupciona de forma parcial. Es decir, no sale en su totalidad y deja la encía abierta. Además de dolor, esto suele causar infecciones.
  • Se ha creado un quiste o tumor cerca de la muela del juicio. Sobran las palabras: hay que extraer para evitar daños en tejidos adyacentes.
  • La muela del juicio va a crecer o a crecido en una mala dirección y peligran otras piezas. Si el tercer molar desplaza o tiene la posibilidad de mover otras piezas lo mejor es extraerlo ya que no es necesario y la recolocación posterior es más costosa.
  • Por último, si la raíz de la muela no se ha formado totalmente y en una radiografía se aprecia que puede afectar a algún nervio cuando esté entera, lo recomendable es extraerla prematuramente ya que una vez formada no se podrá extraer por el riesgo de que parte de la boca quede insensibilizada en la cirugía.

Ante todo, siempre hay que consultar con un profesional que, tras hacer las pruebas pertinentes, determine si hay que sacar las muelas o no.

 

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!